Página de inicio

La extraña enfermedad

En la pequeña ciudad de provincias donde vivía, tenía fama de ser una chica rara. Y no porque fuera antipática, ni rehuyera el saludo, no era eso, sino porque era una mujer solitaria. Vivía semi enclaustrada en un caserón frío de dos plantas, que parecía un museo, repleto de cuadros de antepasados, porcelanas de Sevres,Sigue leyendo «La extraña enfermedad»

El Funeral

El funeral de Alfredo fue multitudinario.  Apenas se cabía en el pequeño tanatorio de El Grove. Nadie en el pueblo recordaba haber visto tantos coches imponentes con gente tan distinguida. Señoras enlutadas con gafas de sol muy oscuras, bolsos de marca enormes, y collares de perlas. Los caballeros llevaban todos trajes grises y corbatas negrasSigue leyendo «El Funeral»

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.