Perfil

Después de haber pasado media vida amarrada a una silla de despacho durante ocho horas al día, como Prometeo encadenado a la roca, por fin he empezado a hacer lo que en realidad me gusta: leer, escribir, oír buena música, visitar museos y exposiciones… todo aquello que la falta de tiempo no me permitía realizar, al menos con la frecuencia que hubiera deseado.

«No tomes la vida demasiado en serio; nunca lograrás salir vivo de ella».

-Elbert Hubbard